Se emprende de adentro hacia afuera y de afuera hacia dentro.

Con ello queremos representar que el éxito en un emprendimiento es directamente proporcional a las oportunidades del mercado, pero también a la profunda reflexión y autoconocimiento que el emprendedor haga de sí mismo.

Cuanto más se conozca y más seguro esté de su propósito, más chances de capturar oportunidades exitosas tendrá.

Por ello trabajamos a nivel personal elementos técnicos y de conocimiento pero también formativos del carácter emprendedor.

Creemos en la Generosidad como un componente mayúsculo hacia la innovación y creatividad, así como también la multiplicación y la transformación del liderazgo emprendedor como una forma de impactar y transformar nuestras comunidades.

En Founders cultivamos la Proximidad, estamos formando emprendedores, no meramente empresas o proyectos, y es por ello que los acompañamos por los diversos estadíos de desarrollo personal y en el desarrollo del proyecto en sí. Acompañamos el desarrollo de las personas para luego aspirar al desarrollo de las organizaciones.

Hacemos de la cultura un activo, tanto para resaltar las potencialidades, como para depurar las limitaciones.

Hemos tomado las mejores prácticas de los programas de clase mundial pero le hemos puesto el filtro de nuestros sesgos latinos y también de nuestras exponencialidades para resaltar lo mejor que nuestra raza puede dar, para convertirse en un agente de transformación en el mundo.

El camino es trabajar el ser, el hacer y el lograr de forma integral, como un todo.

Desde adentro, elegimos trabajar las capacidades emprendedoras de la persona, fortaleciendo el autoconocimiento y la autopercepción para confluir en una identidad sólida. Ahora si, teniendo en la mesa de trabajo la visión, propósito, deseos y capacidades, vamos hacia fuera con sus habilidades y luego con las capacidades técnicas..

El camino es trabajar El Ser, El Hacer y El Lograr de forma integral, como un todo . Nos interesa la persona porque es el destino principal de lo que hacemos. Si apostamos a edificar un carácter emprendedor, este mismo tarde o temprano llegará al éxito con independencia del proyecto, y no al revés.

Desde afuera partimos de la visión de los dominios del ecosistema emprendedor diseñada por Daniel Isenberg, (Harvard, Columbia y Babson College) que abarca a los elementos que son requeridos para provocar una comunidad emprendedora: sistema público, financiamiento, cultura, soporte, recursos humanos, y mercados. Nos interesa el sistema, para que el éxito de un proyecto no sea una excepción sino la regla y podamos participar de muchos emprendimientos transformadores.

A este desarrollo teórico le hemos sumado una lectura cultural e histórica que no puede ser desagregada de los resultados, la cultura latina y su visión a la hora de construir relaciones.